Descomponiendo el espectro de luz podemos usar una baja longitud de onda para detectar caries.

¿Cómo funciona?

La actividad bacteriana se detecta al emitir  una fluorescencia ROJA que contrasta con la fluorescencia verde/azul del tejido dental sano.

Un modo de detección único para ver lo invisible