Ahora que ha comenzado el año mucha gente se pone propósitos para mejorar su vida y cambiar hábitos que no nos gustan. La mayoría tiene que ver con la salud; hacer ejercicio; llevar una alimentación sana y equilibrada pero a menudo nos olvidamos del dentista…
Pensamos que solo tenemos que acudir cuando tenemos dolor y esta es una idea errónea ya que el síntoma de dolor es una alarma de que algo no va bien y que se podía haber evitado con una simple revisión que te llevara pocos minutos y sin embargo el beneficio es muy grande.
Ir al dentista de forma regular te supondrá un ahorro ya que con las revisiones tu dentista podrá detectar cualquier anomalía antes de que sea demasiado tarde y le salga caro a tu bolsillo.
En una revisión se estudia el estado de toda la estructura dental y cavidad oral y se verifica que no exista riesgo de desarrollar ninguna enfermedad bucodental.
Un dato significativo de lo importante que es hacer una revisión anual con nuestro dentista es que el 85% de los casos de cáncer oral se diagnostican de forma tardía. Una detección de ésta y otras enfermedades a tiempo es vital.

Prevenir es mejor que curar

Si quieres que toda la familia comience el año con buen pie y buena salud: pide ya tu cita con nosotros.